Clasificar a un Mundial de Clubes, un hecho que Olimpia debe repetir

  • 15 junio, 2022
  • Redacción
  • Noticias
  • 0
  • 84 Views

Redactado por: Nicolás Cerrato

La clasificación al Mundial de Clubes de 2001 fue una de aquellas epopeyas que enaltecen la rica historia de Olimpia.

Es ese hecho uno de aquellos momentos cuyas imágenes han quedado retratadas en las memorias de los fervorosos aficionados del mejor equipo de Honduras.

Se puede considerar este acontecimiento como el más importante en los 110
años de la institución y volver a realizar una hazaña similar se ha convertido en más que un sueño, en una obligación.

Integrantes de aquella plantilla

El equipo olimpista era dirigido en aquel tiempo por el difunto Edwin Pavón, quien un año antes había logrado llevar al equipo hacia la conquista del título centroamericano.

Pavón contaba con una escuadra de lujo, de la cual saldrían muchos de los símbolos representativos de Olimpia.

Por ejemplo, Denilson Costa y sus goles perduran para siempre en el
recuerdo de todo olimpista, igualmente Danilo Tosello, con sus tiros libres.

También está Donaldo Gonzales, con sus atajadas, o Alex Pineda Chacón, con su inigualable técnica.

A estos nombres se le sumaban otros referentes del fútbol hondureño, entre ellos: José Luis “el Flaco” Pineda, Samuel Caballero, Gerson Vásquez y Merlin Membreño.

En fin, fue uno de aquellos equipos inigualables y cuyo característico estilo de juego causó sensación a nivel regional.

Toluca y Pachuca, dos grandes obstáculos

El camino de la clasificación al Mundial no fue para nada fácil. A priori, se consideraba algo utópico, ya que el primer rival del Olimpia sería el Toluca de México.

Dicho encuentro correspondiente a los cuartos de final se disputó el 16 de enero de 2001 en el Spartan Stadium, ubicado en San José, California.

El sufrimiento fue desde la primera jugada, ya que a los 20 segundos de la etapa inicial Denilson Costa estrelló un balón en el travesaño.

Al minuto 31, Gerson Vásquez cometió una falta penal en contra de Cardozo, la figura del Toluca.

Fue en ese momento cuando “el Pana” González se agrandó bajo el palo y tapó el disparo de Víctor Ruíz. Al minuto 86 de la etapa complementaria, llegó el éxtasis para los melenudos cuando el fallecido Robert Lima se levantó tras un centro de Danilo Tosello y dio un fuerte cabezazo dirigido a la escuadra del arco rival.

El Olimpia venció al Toluca por la mínima y estaba a un paso de ser mundialista.

Para clasificar al mundial de clubes, Olimpia debía de vencer al Pachuca. Los Tuzos eran dirigidos por Javier “Vasco” Aguirre y estaban altamente calificados en el ranking de clubes de la FIFA.

El Memorial Coliseum de Los Ángeles fue el escenario de una de las mayores proezas del Olimpia.

Pachuca fue goleado 4 a 0 por la escuadra catracha y la prensa mexicana los presionó por el enorme fracaso: Pachuca quedó eliminado del Mundial de Clubes.

Por otra parte, los tres goles de Denilson Costa (35, 57 y 77 minutos) y el memorable golazo de Alex Pineda Chacón (49’) otorgaron a los Albos su histórica clasificación al Mundial de Clubes y la oportunidad de disputar la final del torneo en juego contra LA Galaxy de Estados Unidos.

En la final, Galaxy se alzó con la copa el 21 de enero de 2001 en el majestuoso Memorial Coliseum.

Los dirigidos por Edwin Pavón se adelantaron en el marcador al minuto 18 con gol de Danilo Tosello, pero entre el minuto 36 y el 39, los norteamericanos lograron remontar el partido.

Inmediatamente tras el segundo gol de Galaxy, Robert Lima puso las tablas y el primer tiempo terminó con un intenso 2 por 2.

Lastimosamente, los estadounidenses lograron anotar su tercer gol al minuto 78 y eso les bastó para consagrarse campeones de la Copa de Campeones de la Concacaf.

A pesar de la derrota, Olimpia ya había asegurado su pase al Mundial de Clubes y también se convirtió en el primer equipo centroamericano en lograr semejante galardón.

El Mundial de Clubes se canceló, pero la ilusión se mantiene de repetir el hecho ya es una obligación por lo que representa Olimpia en la región.

Fue muy triste para todo el fútbol hondureño saber que la competencia internacional entre clubes no se iba a disputar.

Los motivos fueron internos de Fifa: corrupción y falta de recursos. A pesar de eso, cada temporada la afición olimpista renueva sus esperanzas en otra posible clasificación al Mundial de Clubes.

Ese sueño ha tomado más fuerzas con el regreso de Pedro Troglio al banquillo melenudo, y la ilusión de ver al Olimpia jugar un mundial sigue viva.

Share:

Deja una respuesta